martes, 1 de agosto de 2017

Busco traductores de inglés literarios y audiovisuales

Estoy buscando gente muy especial. En primer lugar, traductores (recién) graduados o a punto de graduarse (que estén a no más de dos materias para recibirse). 

La edad no importa. Importan las ganas de incursionar en serio en la traducción literaria y audiovisual. Tengo trabajos para compartir y también conocimientos para compartir.

Los honorarios que puedo pagar no suelen ser lo que sugieren los colegios, asociaciones y círculos de traductores; suelen ser más bajos. Pero si alguien tiene ganas de hacer trabajos reales, ganar dinero con ellos y, además, aprender con mis devoluciones sobre dichos trabajos, le pido a ese "alguien" que me contacte.

Por mi parte, las condiciones de trabajo son más que serias y respetuosas para con los postulantes; por lo tanto, también solicito la misma seriedad y respeto en el trato, en la calidad de las traducciones y en los plazos de entrega.

Ruego realizar el contacto a través de clarito.y.castellano@gmail.com. Los postulantes deben tener, además, inscripción al día en el organismo tributario correspondiente y tener facturas (electrónica o de papel). También es aconsejable tener cuenta bancaria, a los efectos de las transferencias de los honorarios.

jueves, 22 de junio de 2017

Algunas pautas para la traducción de programas gastronómicos

¿Cómo traducimos estos programas de gastronomía?

Uno de los puntos fundamentales es el ajuste; es decir, que las frases que logramos en castellano "entren" en el mismo espacio de tiempo que la misma frase dicha en inglés. Si para que la frase en castellano "entre" en el mismo espacio de tiempo en que se dice en inglés (es decir, entre el momento en que el personaje abre la boca para empezar a hablar y el momento en que la cierra porque terminó de hacerlo) tenemos que sintetizar la oración u omitir datos que no sean importantes, hay que hacerlo. Hay que ver bien cómo sintetizamos para que no se pierda el sentido, y hay que ver bien qué datos omitimos –que no sean fundamentales- con igual propósito: que no se pierda el sentido de lo que se dice y que no se desvirtúe el mensaje.

Otro de los puntos fundamentales es respetar el tipo de discurso que está emitiendo el personaje. Se trata de programas gastronómicos; entonces, nos situamos mentalmente en cómo se habla en los programas gastronómicos argentinos –me refiero a programas de un cierto nivel, como los emitidos por El Gourmet-, y nos inspiramos en ellos para confeccionar nuestra traducción. Además, necesitamos oraciones claras y concisas; deben ser frases directas, que no den vueltas y vueltas (aunque el personaje que habla dé esas vueltas); sucede que tanto el director de cabina como los doblajistas tienen sus propias opiniones sobre qué está bien escrito y qué no. Los doblajistas no se sienten cómodos con textos tortuosos, de sintaxis rara y compleja; lo mejor es atenerse a la típica estructura "sujeto + verbo + complementos del predicado", en la medida que sea posible; y si vemos que el personaje que habla complica mucho su discurso, lo que tenemos que hacer es ordenarlo y mejorarlo para que 1) el doblajista pueda leerlo con fluidez y no parar cada cinco minutos porque "no se entiende"; y 2) para que el público televidente reciba un material fácil y ameno de entender. Tengamos en cuenta que el tiempo en que se realiza la grabación en la cabina del estudio de grabación es muy costoso; todo el aparataje que se necesita, los honorarios del doblajista, la energía eléctrica, las instalaciones mismas significan un desembolso importante; y si el director de cabina tiene que parar con frecuencia para hacer correcciones, el cuello del traductor podría verse en peligro.

Ejemplo de cómo mejorar la sintaxis y que no sea tortuosa ni rebuscada:

Oración original:
And to build in a little flavor, and I also enjoy eating these after they're pickled, some red onion and slices of garlic.

Acá, el personaje hace una digresión; interrumpe el flujo lógico de la oración para aclarar "I also enjoy...".
Lo que recomiendo, para darle más claridad al texto, es reacomodar los elementos de la oración:

Y para saborizar, cebolla morada y ajo en láminas, que luego se comen con el encurtido.

Claro está que esta oración en castellano sufrió una reducción respecto de la oración en inglés, debido al ajuste.

Un tercer punto fundamental es el armado de los bloques del discurso. Cuando el personaje que está hablando hace una pausa larga –es decir, de más de tres segundos (para esto, ver el contador que está impreso en el video mismo)-, armamos otro bloque (con punto y aparte, y a renglón seguido, dejando un renglón de espacio por cuestiones de prolijidad). Por el contrario, si el personaje habla durante varios minutos seguidos, lo conveniente es cortar el discurso en algún punto y seguido que haga el personaje en su discurso, más o menos a los 20/30 segundos –no mucho más- del discurso, y armar otro bloque (con punto y aparte, y a renglón seguido, dejando un renglón de espacio por cuestiones de prolijidad). Y siempre conviene cortar el discurso –de ser posible- cuando el personaje que habla no está enfocado por la cámara (eso se llama "estar fuera de plano"); pero si estando enfocado por la cámara (estar enfocado se llama "estar en plano"), el personaje habla durante más de 30 segundos, aprovechar si hace algún gesto (dar vuelta la cabeza, por ejemplo; o bajar la cabeza; o directamente, hace una pausa para respirar; o hace una pausa porque duda y se queda un segundito sin decir nada), para que, luego, cuando se haga el doblaje del programa, el director de doblaje tenga un corte limpio del discurso; es decir, un punto donde el doblajista pueda detenerse y retomar el discurso del personaje original y, desde el punto de vista del audio, no haya una interrupción antiestética auditivamente del discurso.

En cuanto a los caracteres formales, los bloques deben verse así:

00.00 a 00.20 DONNA HAY
En estos programas de cocina voy a compartir con ustedes algunas de mis recetas favoritas. Cada receta está acompañada de ingeniosas variaciones. Así que una vez que las dominen se sentirán inspirados para hacer muchas más. --Si les enseño las reglas básicas, van a brillar.

00.25 a 00.33 DONNA HAY
Honestamente, creo que una vez que dominen lo esencial, tendrán la confianza suficiente para transformar platos básicos en platos que serán geniales.

00.33 a 00.35 PLACA
DONNA HAY – DE BÁSICO A GENIAL

Es decir, armo un bloque de discurso, y le coloco al inicio dos numeritos: el número con el que empieza a hablar la persona que está en pantalla (el contador está impreso en la pantalla), y el número en que termina de hablar la persona que está en pantalla. Y también transcribo los cartelitos que aparecen entre receta y receta, anunciando la receta siguiente.

Un cuarto punto fundamental es la utilización del castellano neutro: la lista anterior muestra un elenco de palabras y expresiones que son de castellano neutro; conviene consultarlas y mirarlas con frecuencia para ir familiarizándose con ellas. Además, el castellano neutro implica el uso del "tú", nunca del "vos" rioplatense. A propósito: el uso del "tú" lo vamos a reservar para los diálogos. Cuando la cocinera de turno esté dirigiéndose a la cámara -y, por ende, al público-, vamos a observar las normas que tenemos más abajo sobre uso de la primera persona del plural y del singular, con el subtítulo "Personas gramaticales que se utilizan para dirigirse al espectador".

Quinto punto fundamental: convertir las medidas anglosajonas al sistema métrico decimal: pulgadas a cm, libras a kilos, onzas a gramos o a cm3 (según sea onza sólida o fluida), grados fahrenheit a centígrados y todos los etcéteras que encuentren. Cuando encuentren medidas en mililitros, también hay que convertirlas, y se convierten a cm3. La equivalencia es 1 a 1; es decir, 10 ml son 10 cm3, con lo cual sólo hay que reemplazar "mililitros" por "cm3".

No hace falta convertir medidas como "taza", "cucharada", "cucharadita", "media taza" ni ninguna de estas medidas "no precisas", sino "aproximadas", que no llevan un numerito ni se basan en una escala métrica.

Corrector gramatical y de ortografía del Word: ruego, por favor, tenerlo activado en cada documento en que se trabaje. Así, apenas el Word marca una palabra con la viborita roja, sabemos que, posiblemente, tenemos un error de ortografía o de tipeo, y lo corregimos.

El uso de la palabra "individual" (como adjetivo), de la palabra "different", y de la palabra "separate" (también como adjetivo: fíjense en el siguiente párrafo:

"He purchased hides from at least forty-one separate crews comprising an unknown number of workers, employed one hundred different individuals at his storage facilities, and paid fourteen individuals to transport hides to Montevideo".

Los anglosajones suelen ser muy enfáticos cuando quieren expresarse; un ejemplo es el uso de adjetivos como "individual", "separate" y "different". Fijémonos en el párrafo citado como ejemplo; el autor habla de "at least forty-one separate crews"; aquí, el autor quiere hacer hincapié en que cuarenta y un equipos de trabajo era una cantidad enorme de equipos (eso se deduce fácilmente de todo el capítulo en el que está inserto dicho párrafo); entonces, para subrayar esa enorme cantidad, recurre al adjetivo "separate". En castellano, ese énfasis no sólo no es necesario, sino que, además, nos conduce a una expresión redundante y falta de lógica: claramente son cuarenta y un grupos distintos de personas; no podrían ser nunca cuarenta y un grupos iguales de personas; esto último no tiene lógica.

Lo mismo pasa con "employed one hundred different individuals at his storage facilities": gracias a Dios que son cien personas diferentes, porque si fueran "cien personas iguales" sería muy extraño tener cien gemelos o cien mellizos; o se trataría una misma persona clonada cien veces.

Entonces, lisa y llanamente, ruego evitar este tipo de énfasis innecesarios; si resultara muy imperioso, por el contexto, marcar dicho énfasis, dicho asombro del autor al mostrar que 41 equipos de trabajo era muchísimo, o que 100 personas era una barbaridad, lo hacemos con otros recursos: por ejemplo: "Compró cueros de al menos cuarenta y un equipos -una cantidad inusitada para la época-...". Pero la mayor parte de esas veces tanto énfasis no es necesario, me permito insistir.

Vayamos formando, de a poco pero con constancia, el criterio traductor; es decir, nos empapamos bien de lo que quiere decir el autor, nos "adueñamos" del texto (en la medida en que es lícito que un traductor se adueñe del texto), y lo volcamos con la mayor precisión y fidelidad posibles.


Respecto de la última palabrita marcada en el texto, "individual", allí está utilizada como sustantivo; allí no hay problema; claramente significa "individuo" / "persona"; pero los anglosajones también lo usan como adjetivo, de manera equivalente a "separate" o a "different"; tampoco es necesario poner la palabra "individual" en la traducción al castellano; también nos lleva a frases faltas de lógica y redundantes. Ejemplo: "He made eighteen different deposits today in his account". Con decir "Hoy hizo 18 depósitos en su cuenta" basta y sobra; porque si fueran 18 depósitos iguales, no serían 18 depósitos, sino un solo depósito.

 Ciertas alternativas a verbos de todos los días: como los videos de Anna Olson o de Donna Hay van a un público de un cierto nivel socio-cultural, ruego que utilicemos los siguientes verbos:

En lugar de agarrar, utilicemos tomar

En lugar de hincharse / inflarse (por ejemplo, para la masa de hojaldre), utilicemos crecer (por ejemplo, "esta masa de hojaldre va a crecer en el horno").

En lugar de poner (en el horno), utilicemos llevar (a horno / al horno)

En lugar de sacar / quitar (del horno), utilicemos retirar (del horno)

En lugar de volcar (un líquido o sólidos de un recipiente a otro), utilicemos verter (que, insisto, se puede utilizar con líquidos y también con sólidos)

En lugar de poner / colocar, pensemos lo siguiente: estos verbos (poner, colocar) no están mal, pero como en materia culinaria son verbos que se repiten mucho, tratemos de alternar con otros: por ejemplo, Anna Olson está manipulando un pastel; podemos decir "lo retiramos del plato de trabajo y lo disponemos sobre el plato de presentación"; "retiramos los bocadillos de la placa del horno y los depositamos uno a uno en la bandeja". Este último verbo tiene una connotación de cierto cuidado, de cierto trato especialmente delicado con un producto que también lo es.

El uso del adjetivo "nice" en pares de adjetivos: cuando algún anglosajón dice, por ejemplo, "this is nice and shiny", no está diciendo que tal cosa está "linda y brillosa", sino que el adjetivo "nice" funciona como refuerzo del otro adjetivo, "shiny". Entonces, la traducción es, sencillamente, "tal cosa está bien brillante".

El uso de la palabra "crowd" o "gang" en Anna Olson: Anna Olson utiliza un vocabulario cuidado, pero informal; cuando habla de "cooking for a crowd", no siempre en castellano queda bien traducirlo como "cocinar para una multitud"; hay otras expresiones más adecuadas como "cocinar para muchas personas", "cocinar para todos ellos" (si es que es una multitud definida), o alguna otra solución que sea más conveniente; y cuando Anna Olson habla de "gang", suele referirse a su grupo de amigos o de parientes; es una palabra que ella usa para designar a la "pandilla", a sus conocidos, con los que pasa un buen momento. Con traducir "amigos" o "parientes", según sea el caso, creo que basta y sobra.

Tiempos de verbos en los programas de Anna Olson (y algún otro donde se dé el mismo caso): En general -no siempre, sino en general- el uso del futuro perifrástico ("voy a hacer tal cosa") alarga innecesariamente la frase cuando debemos ser breve porque necesitamos que la frase en castellano entre en el mismo espacio de tiempo que la frase en inglés; y si se repite, escucharlo a cada rato cansa un poquito. De preferencia, utilicemos el futuro simple; en lugar de "voy a mezclar...", prefiramos "mezclaré".

Y también otra cosita: Anna Olson utiliza mucho el futuro cuando está haciendo las cosas en el presente. Entonces, al igual que el ejemplo anterior, dice "I'll mix this and that" cuando ya los está mezclando. Siempre que tengamos el video, y veamos qué está pasando, sigamos la acción del video: si ella dice "I'll mix this and that", y lo está haciendo en ese momento, elegimos traducir "mezclo", en presente; porque, en definitiva, es lo que está haciendo.

This is not your everyday potato salad. SUGERENCIA: “Ésta no es una ensalada común de patatas”. (Lo de “your” en “everyday potato salad” es un modismo de los anglosajones. Acá, en castellano, no lo usamos así).

You can just use the flat side of a knife and press down; and as soon as you get that crack in the olive, the pit (por favor, aquí traducir como “el hueso”; no el carozo, que es una palabra argenta)  just pops right out.

Add the olives; and now for the elements of the dressing. (“And now for the elements of the dressing” = el “for”, utilizado así, quiere decir “as regards”; es decir, “Y ahora, en cuanto a los elementos del aderezo”, y comienza a enumerar el ajo y el limón”.

I think two cloves should do the trick. (“do the trick” = en este caso, “serán suficientes”; expresión muy habitual en Anna Olson).

This is one of my favorite seasoning ingredients, anchovy paste, of all things.

SUGERENCIA de traducción "De todos los condimentos para ensalada, éste es mi favorito: pasta de anchoas". Now you find this in the seafood section of the grocery store. I'm gonna squeeze in a couple of tablespoons in here. (La voy a sazonar con un par de cucharadas)

Anna Olson utiliza el verbo "squeeze" de manera muy informal, como que va a "meter de incógnito", "sin que nadie se entere" esas cucharadas de pasta de anchoas. No hace falta tanto detalle en el texto en castellano; más bien, rescatemos la función principal de esa pasta de anchoas, que es la de sazonar.

He's the epitome of what you expect a country butcher to be. (Es el perfecto ejemplo de lo que debería ser un carnicero).

The side ribs, I'm gonna put on a dry rub (SUGERENCIA: "las frotaré con una marinada seca")

Now that's a lot of ribs. (SUGERENCIA: Tengo aquí muchas costillas.) Anna Olson suele utilizar este tipo de frases cuando tiene muchísimo de un producto determinado: "Now, that's a lot of cupcakes", "Now, that's a lot of chocolate". Veamos cómo lo traducimos en cada caso, siempre teniendo en cuenta el criterio de la elegancia (recordemos siempre que este material va para El Gourmet): "Vaya, cuánto chocolate"; "Obtuve muchos cupcakes" u otras expresiones que tomaremos de nuestra creatividad.

Fijémonos en la traducción del adjetivo "rich": a veces, como vemos en este ejemplo
Now, all of a sudden, the coriander and cumin seeds smell different and toasty and rich (huelen a un tostado profundo). When I first put them in the pan it was little high, a little more delicate. Now it's rich and earthy (Ahora es complejo y terroso).

quiere decir "profundo"; otras veces, "complejo". Cuando Anna Olson hace una comida muy pesada, con mucha crema, queso, grasa, y dice "this is rich", vamos a preferir siempre decir "esto es muy sustancioso", "es una comida muy calórica"; si ella le da a la cuestión un tinte negativo, podría decirse "esta comida es muy pesada", pero ojo, solamente si ella le da  un tinte negativo; por ejemplo, si dice "now, I'll add vinager to the sauce because, as it is now, it's very rich", ahí sí, porque dice que la salsa está pesada, o es densa, y con el vinagre la va a aligerar un poco.

El adjetivo "decadent": Anna Olson utiliza el adjetivo "decandent" cuando hace algún postre donde ya la cantidad de dulce es relajante: crema de leche batida, dulce de leche, chocolate, la mar en coche. Traduzcamos, aquí también, con buen gusto y elegancia: "esto es muy dulce", "esto es el colmo de lo dulce", "aquí, no escasea lo dulce" u otra expresión que convenga al contexto y que resulte adecuada.

Even though I'm slow-cooking the ribs, this will never break down or become more tender so it's gotta come off. (Aunque las cocine a fuego lento, con esta membrana no van a deshacerse ni a tiernizarse; por eso, hay queretirársela).

I wanna do some really sticky ribs. (costillas bien cremosas) (No pongamos "pegajosas" porque en México "pegajoso" es sinónimo de "pegadizo", y se aplica a canciones o a eslóganes, por ejemplo)

La expresión "I can't wait (to do something)": ruego no traducir esta expresión literalmente como "no puedo esperar (a que suceda tal cosa)". En realidad, lo que se está diciendo con esta expresión es "me muero de ganas (de que suceda tal cosa)", o "estoy impaciente (por que suceda tal cosa)", o "estoy ansioso/a (de que suceda tal cosa)".

Proposiciones subordinadas: si tengo, por ejemplo, la siguiente oración:

Y aquí tengo unas flores de plátano, que ya las freí; las pondré en el plato...

no corresponde poner el "las" en "que ya las freí", porque justamente es el pronombre relativo "que" lo que expresa la frase "flores de plátano"; tenemos, entonces, una redundancia. Lo correcto es poner

Y aquí tengo unas flores de plátano, que ya freí; las pondré en el plato...

Si nos parece que "que ya freí" no queda bien por una cuestión de estética y de estilo literario, podemos poner

Y aquí tengo unas flores de plátano, ya fritas; las pondré en el plato...

Conclusión: no poner en la subordinada el pronombre objetivo (del objeto directo), porque esa función ya está cumplida con el "que" subordinante.

Cuidado con la diferencia entre "rallar" y "rayar": "rallar" se refiere a reducir a polvo un producto sólido (queso, piel de cítricos); "rayar" es trazar líneas (rayas) sobre cualquier superficie que lo admita: con un lápiz sobre un papel; con una manga de repostería y crema sobre una torta, por poner algunos ejemplos.

Las órdenes o indicaciones dadas con diplomacia: ¿Cómo damos indicaciones, en castellano, para una receta? Una de las formas puede ser: "Y ahora, hay que (hacer tal cosa)...".
En inglés, la forma "polite" de decirlo es poniéndose en el lugar del otro y decirle "querrás hacer tal cosa". Eso se logra con este tipo de frases:
"And you want (to acidulate the water)"

Pero esta frase no indica que al interlocutor va a agradarle algo; al interlocutor se le está diciendo "hay que hacer tal cosa", pero de manera diplomática. Entonces, la traducción de estos "you want (todo something)" tiene que ser "y ahora haremos (tal cosa)", o "y ahora es preciso (hacer tal cosa)", o "ahora, corresponde (hacer tal cosa)" o cualquier otra variante equivalente y que quede bien con el contexto.

Uso de los puntos suspensivos para indicar pausas de 2 o 3 segundos (no más ni menos): cuando el personaje que esté hablando haga una pausa en su discurso de 2 o 3 segundos –no más ni menos-, indicamos esa pausa con dos puntitos suspensivos o tres, según el caso. Pero si la pausa es menor no indicamos nada, porque el actor doblajista va a ir acomodando el texto según vaya viendo las imágenes de pantalla; y si la pausa es mayor, corresponde armar otro bloque de discurso (es decir, otro parlamento).

El uso de los verbos "agregar", "adicionar", "añadir" o sus sinónimos: los conductores de programas gastronómicos anglosajones suelen presentarnos la siguiente situación: tienen un recipiente (cualquiera) vacío; echan un ingrediente al mencionado recipiente, y cuando lo echan dicen: "I'll add (y aquí va el nombre del ingrediente)". No corresponde traducir el "add" como "agregar" ni ninguno de sus sinónimos. El cocinero no está agregando nada; está vertiendo el primer ingrediente (líquido o sólido) al recipiente. Vamos a utilizar los verbos "agregar" o sus sinónimos cuando ya haya un ingrediente en el recipiente y se le sume otro; allí hay agregado o adición. También vamos a utilizar el verbo "agregar" para seguir sumando el tercer ingrediente, el cuarto y todos los que se presenten. Pero el ingrediente inicial va con el verbo "verter", o "poner", o "echar" (de preferencia, el primero, "verter"), no con "agregar" ni sus variantes.

Con referencia a este tema, recordemos estos dos cuadritos de páginas anteriores de este instructivo.

Volcar (un líquido o sólidos de un recipiente a otro): es preferible utilizar verter (que, insisto, se puede utilizar con líquidos y también con sólidos, según el maravilloso y muy recomendable diccionario María Moliner).

Poner / colocar: estos verbos no están mal, pero como en materia culinaria son verbos que se repiten mucho, tratemos de alternar con otros: por ejemplo, Anna Olson está manipulando un pastel; podemos decir "lo retiramos del plato de trabajo y lo disponemos sobre el plato de presentación"; "retiramos los bocadillos de la placa del horno y los depositamos uno a uno en la bandeja". Este último verbo tiene una connotación de cierto cuidado, de cierto trato especialmente delicado con un producto que también lo es.

Personas gramaticales que se utilizan para dirigirse al espectador:
Este tipo de tratamiento, "vas a (hacer tal cosa)" no es aceptable. NO utilizarlo nunca.
"Vas a apretar la manga de repostería con tu mano desde el tope, no sosteniéndola desde el medio.  Vas a comprimir y lo que va a suceder es que el peso de las almendras va a empujar para abajo la mezcla y va a quedar como copo de merengue, el tope de cada macarrón".

O, por ejemplo, "con un cuchillo de oficio, abran la vaina de vainilla". Este trato implica darle una orden demasiado directa al telespectador, y no es lo conveniente.

En cambio, utilizamos la primera persona del plural, porque la cocinera que está en el programa está enseñando, está desarrollando un papel didáctico, y está incluyendo al otro en su explicación; de esa manera, hace más cálida la explicación.

Ejemplo:
"Apretamos la manga de repostería con la mano...".

La primera del singular también puede usarse, siempre que sea oportuno. Por ejemplo, para alternar con la primera persona del plural; o cuando la cocinera dice: "Tengo aquí dos cucharadas de...". Es más lógico usar la primera del singular que la primera del plural porque está haciendo referencia a un hecho concreto: es ella la que tiene las dos cucharadas de lo que sea. Pero luego, cuando da las instrucciones respecto del procedimiento, allí sí resulta más cálido para el telespectador utilizar la primera del plural: "amasamos", "removemos", "añadimos", y todos los verbos que correspondan a esta categoría.

La excepción a toda esta perorata es en el caso en que expresamente Anna Olson (o el cocinero que sea) se dirija expresamente al televidente, invitándolo a hacer algo; por ejemplo:
Observen las cientos de semillas de la vaina / Miren la humedad de este bizcochuelo

Ruego evitar cacofonías (sonidos "en rimita"): por ejemplo, "siguiente ingrediente" (pongamos "el próximo ingrediente", "el ingrediente que sigue", o cualquier otra fórmula que quede bien y sea oportuna), "cortados en dados" (pongamos "cortados en cubos"); las semillas de la vainilla (pongamos una palabra "intermediaria" entre "semilla" y "vainilla": "las semillas de la vaina de vainilla"; o "las semillas de la vaina"). O un mismo sonido en palabras una a continuación de la otra: "Podemos preparar este popular plato". Son demasiadas "pes". Utilizar sinónimos o reformular la oración.

"There we go": Anna Olson y otras chefs utilizan esta expresión 1) para "rellenar" un espacio de silencio; 2) para indicar que la operación que precedió a la expresión fue exitosa. Por ejemplo, termina de batir dos huevos, el batido le quedó bárbaro, y para marcar el fin de esa operación y el comienzo de una nueva (por ejemplo, agregarle harina a los huevos batidos), dice "there we go". Ruego no traducir esta expresión en su forma literal, "allí vamos", porque no es lo que está queriendo decir: por favor, traducirla como "perfecto", "muy bien", "ya está" u otra variante adecuada al caso.







domingo, 23 de abril de 2017

Hablemos de la coma (un poco más en profundidad), del punto y coma, y de otros signos básicos de puntuación

USO DE LA COMA

ATENCIÓN: ÉSTE ES UN ARTÍCULO QUE NO ESTÁ TERMINADO. ESTÁ EN PROCESO. FALTAN USOS DE LA COMA. POR FAVOR, ESTIMADOS LECTORES, NO LO TOMEN COMO INFORMACIÓN CERRADA Y DEFINITIVA. MUCHAS GRACIAS.

¿Cuándo usamos la coma en castellano?

Para empezar, NO SE USA JAMÁS LA COMA para separar sujeto y predicado. Sujeto y predicado son carne y uña, siempre juntos.

1) Cuando tengo antepuesto un circunstancial (en este caso, "durante siglos", circunstancial de tiempo) al sujeto de la oración ("los chefs"). Entre el circunstancial y el sujeto expreso pongo coma.

Durante siglos, los chefs se han inspirado en la riqueza de su tierra y del río Pampanga.

2) En este caso, la coma que está entre "guavas" y "que" es obligatoria, porque encabeza una proposición subordinada explicativa. Pero más allá del nombre, guiémonos por el siguiente criterio: "que son guayabas dulces" funciona como una aclaración de qué son las guavas; es una aclaración que hace alusión a una característica universal e innata de las guavas; por lo tanto, se la considera, por así decirlo, "innecesaria", pero se expresa igual por voluntad del hablante. Como es innecesaria, se la coloca después de una coma (o entre comas, si la oración siguiera).

Utilizamos guavas, que son guayabas dulces.

Por el contrario, si dijéramos

Utilizamos guavas que son guayabas dulces.

la oración está gramaticalmente bien construida; pero, desde el punto de vista de su correlato con la realidad, la oración es falsa, porque está dando a entender que hay otras guavas que no son guayabas dulces. En esta oración se convierte, mentirosamente, la proposición "que son guayabas dulces" en un gran adjetivo que le da una característica peculiar a "guavas", cuando, en realidad, "que son guayabas dulces" es una característica universal, intrínseca y permanente de "guavas".

Otro ejemplo igual:

Añadiré los tomates, que le aportarán un poco de acidez.
Añadiré los tomates que le aportarán un poco de acidez.

En la segunda oración, parecería que se estuviera diciendo que justo esos tomates van a aportar acidez, y cualquier otro no la aportaría. Falso: todo tomate aporta acidez.

3) Cuando tengo dos oraciones relacionadas, pero tienen diferentes sujetos:

Son suaves, y los coloco aquí.

Los que son suaves son los pimientos; "pimientos" es el sujeto tácito de "son suaves". "Los coloco aquí" tiene "yo" por sujeto tácito. Por lo tanto, ambas ideas se separan con una coma.

Otro ejemplo:

Vamos a preparar Jalo Jalo, y estoy deseosa de aprender cómo el chef Clod crea este tradicional y clásico postre filipino.

4) Antes de la conjunción "pero", siempre:

Las llamamos “concon”, pero si no las consiguen donde viven pueden utilizar...

Sin embargo, en el siguiente ejemplo se aplica la regla enunciada en el apartado "uso del punto y coma"; antes del "pero", tengo una idea; encabezada por el "pero", tengo otra idea; ambas están relacionadas, pero cada una conserva su independencia, porque, en definitiva, están diciendo cosas diferentes.

Pampanga es conocida por su abundancia en el uso de los ingredientes; pero sucede a la inversa en este postre.

5) En las oraciones condicionales, a continuación de la parte de la oración regida por el "si":
Si no las consiguen donde viven, pueden utilizar cualquier vegetal verde.

6) Después de la expresión "así que" no va coma.

Estamos por irnos a dormir, así que la fiesta terminó. Deberías irte.

7) Antes de la conjunción "sino", siempre va coma.

No es que sea mala, sino que tiene miedo y reacciona con violencia.

La excepción a esta regla es cuando "sino" significa "salvo":


No llora nunca sino cuando la molestan. = No llora nunca salvo cuando la molestan.

8) En los siguientes casos van dos comas:

Se levantó y, antes de que pudieran detenerlo, le sujetó el brazo contra la mesa.
Por lo que entiendo, este platillo será diferente porque, dependiendo del lugar donde uno viva, conseguiremos una variedad de pescados distinta.

Tengo que poder leer la siguiente oración "Se levantó y le sujetó el brazo contra la mesa" de manera limpia. Para eso, lo que está en el medio, "antes de que pudieran detenerlo", tiene que ir entre comas. Estas dos comas son básicas para ordenar la lógica del texto.

9) Cuando tenemos una aposición, la aposición va encerrada entre comas:

Mariano Moreno, uno de nuestros grandes próceres, murió muy joven.

La aposición es una locución que funciona como sinónimo de lo que acaba de decirse; en este caso, "Mariano Moreno" y "uno de nuestros grandes próceres" son expresiones sinónimas, equivalentes.

10) Antes de "mientras" va la coma.
A cada recipiente le colocarás un poco de estos ingredientes que tienes delante de ti, mientras yo muelo el hielo.

11) A continuación del vocativo, o antes de éste.

Anna, ¿me pasás la sal?
¿Me pasás la sal, Anna?
Anna, ¡hola! ¿Qué tal?

12) Cuando la oración tiene varios tipos de circunstanciales, éstos no se separan con comas; pero si tengo dos circunstanciales del mismo tipo, sí los separo con coma:

¿Quién anda allí, en la oscuridad? (circunstanciales de lugar)
Llegó de noche, a las diez, y estaba dolorida y llorosa. (circunstanciales de tiempo)

13) Cuando tengo una cláusula que comienza con "como", al final de esa cláusula ponemos coma:

Como tengo mucho que estudiar, hoy no voy a ir a jugar al tenis.


14) A continuación de expresiones que indican que lo que sigue es una consecuencia, pongo coma:

El auto se había descompuesto; no teníamos casi comida; nos quedaba media botella de agua y nos rodeaban los osos. Por lo tanto, / Es decir, estábamos en un aprieto.

Se desató un temporal impresionante. En consecuencia, el recital se suspendió.

15) Cuando tengo varios términos separados con la conjunción "o", ponemos coma delante de cada uno de ellos:

Podés ir al cine, o al parque, o a la calesita, o al bar; yo te acompaño a cualquiera de esos sitios.


Sin embargo, si los términos separados por la conjunción "o" son nada más que dos, entre ellos no ponemos coma:


¿Querés café o té?


Te puedo ofrecer un libro o una revista.



USO DEL PUNTO Y COMA

a)
Cuando tenemos dos ideas diferentes pero relacionadas, reunidas en una misma oración, podemos dividirlas con punto y seguido o con punto y coma, como en este caso:

Siempre digo que en mi cocina todo lo que se puede comer crudo lleva poca cocción; básicamente es como si blanqueáramos el producto dentro de la sopa.

Aquí hay una homogeneidad entre ambas oraciones; pero si las dividimos solamente con una coma, no permitimos que el lector (el doblajista o el lector de un libro) haga la pausa suficiente para "digerir" una idea y pasar a la otra. De ahí la necesidad de utilizar punto y coma o punto y seguido entre ambas ideas.

Otro ejemplo:


Devon Galagher nació con pseudoartrosis congénita, una enfermedad que afectaba principalmente a su tibia y le impedía mover el pie derecho. A pesar de que se sometió a muchas operaciones, los médicos no consiguieron salvar su pierna, (X) tenía cuatro años cuando se la amputaron.

Donde está el signo (X) tiene que ir un punto y coma, no una coma. El hecho de que se agregue una oración con un dato nuevo ("Tenía cuatro años cuando se la amputaron) a los datos ya existentes hace que se necesite una pausa mayor que la proporcionada por una coma. Para eso, nos valemos del punto y coma. También es correcto poner, en este mismo lugar, un punto y seguido en lugar del punto y coma.


b)
Cuando tenemos enumeraciones con términos complejos (con la palabra "término" quiero decir "cada uno de los componentes de la enumeración):

ORACIÓN MAL PUNTUADA
Tenemos maíz cremoso, el makapono, que es una variedad del coco, y luego las alubias rojas y las blancas.

ORACIÓN BIEN PUNTUADA
Tenemos maíz cremoso; el makapono, que es una variedad del coco; y luego las alubias rojas y las blancas.

USO DE LOS SIGNOS DE PREGUNTA

Encerrando "sabes una cosa" necesitamos un signo de pregunta de inicio y otro de cierre.

ORACIÓN MAL PUNTUADA
Está delicioso pero sabes una cosa no comeré demasiado porque no terminamos de cocinar ¿no es cierto?

ORACIÓN BIEN PUNTUADA
Está delicioso, pero ¿sabes una cosa? No comeré demasiado porque no terminamos de cocinar, ¿no es cierto?